sábado, 2 de octubre de 2010

El Museo de Allen homenajeó al Dr.Moisés Eidilstein


Ante un centenar de personas, el Museo de Allen homenajeó esta mañana a la figura del Dr. Moisés Eildistein. Un acto que se realizó en el aula taller de la institución y que contó con la participación de una gran cantidad de integrantes de la familia Eidilstein, entre los que estaban sus hijos Marta, Carlos y Jorge, así como su esposa Regina Mizrhai, a quien se le regaló un ramo de flores.

El homenaje es el tercero que realiza el Museo y forma parte de un proyecto que pretende resaltar la trayectoria de distintas personalidades de la historia de nuestra ciudad. “Estamos empeñados en reconstruir la memoria y esa una casa que se construye con estos ladrillos. Los ladrillos de la vida; los ladrillos de la experiencia; los ladrillos de aquellos que supieron, dejando sus cosas personales, tener una visión más solidaria de la sociedad en la que vivían”, reflexionó al respecto el presidente del Museo, Lorenzo Brevi.

El acto había comenzado con una reseña histórica a cargo de Mercedes Amieva de Boyé, quien contó que fue el Dr. Vaisman quien motivó a Eidilstein y a su esposa para radicarse en la zona. Sus primeras experiencias de trabajo habían sido en Catamarca y en Santa Fe, donde se recibió de médico en la Universidad Nacional del Litorial. Aquí trabajo en la salud pública, llegando a ser director del Hospital Regional durante muchos años. Luego creó la Maternidad y Sanatorio Allen. Su vida no sólo estuvo vinculada a la medicina. También fue fundador y miembro destacado de varias instituciones tales como el Aero Club, el Tiro Federal, la Cooperativa Frutivinícola Allen Limitada, el Club Unión Alem Progresista y el Allen Auto Moto Club.

“En los momentos en que perdamos el rumbo. Cuando sintamos que nos castigan y dicen que somos la peor ciudad; que somos los peores de la sociedad, pensemos en esta gente que luchó tanto por nosotros y pensemos en nosotros mismos, que tenemos que tener confianza en nuestro presente y estar todos juntos. Seamos dignos herederos de lo que nos dejó Moisés y muchos hombres más que construyen esa galería de los ilustres”, agregó Brevi.



También se leyó una poesía que preparó para la ocasión Gladys Ramos, la cual se reproduce a continuación:



A MOISES

Doctorcito de muchos, de todos, del pueblo;
doctorcito mío, querido… y tan nuestro.
El cielo en las manos, y el sol en el alma…
La grandeza transita ataviada
en una chaqueta blanca.

Destino en el nombre, latente,
Moisés, que arrulla y protege…
por tu don, tu saber… valentía
cientos, miles… abrazan la vida.
En la historia de tantos, allenses,
quedan huellas de tu trato amable;
recuerdos inhiestos fieles a tu temple,
en alas de respeto… el tiempo te mece.

Una calle… una plaza… son ecos de orgullo;
por ser los testigos de tu andar sereno;
por calmar las ansias de firmes anhelos,
promesas, quimeras, pasiones y sueños.

Allen agradece tus arduas batallas,
tu fuerza generosa, tu sonrisa franca.
Y esculpe emocionada y en tibia memoria,
un simple homenaje, con amor… y gloria.

Doctorcito de muchos, de todos, del pueblo;
doctorcito mío, querido… y tan nuestro.


0 comentarios: