domingo, 16 de diciembre de 2012

Preguntas sin respuestas

Nuevamente fue destrozado el reloj de sol del centenario en el Museo. La pregunta es ¿Por qué? ¿Para qué?

Por ahora la sociedad no puede imaginar que el destrozo de los bienes históricos tenga una respuesta, solamente nos queda volver a reconstruirlo y pensar que esto desalentará a los violentos de espíritu que desprecian su propia historia.


Bookmark and Share