miércoles, 1 de abril de 2015

El Museo de Allen realizó nueva asamblea ordinaria y habrá renovación de autoridades

Anoche se realizó la novena Asamblea General Ordinaria del Museo de Allen, desde su creación en el 2006.



Además de aprobarse el estado de recursos y gastos del año pasado se acordó la renovación total de la comisión directiva, cuyos cargos serán definidos el próximo lunes.

La actual presidenta del Museo, Marissa Palacios, abrió la asamblea de socios agradeciendo el acompañamiento durante estos dos años y manifestó que lo vivió como una experiencia muy importante.

Luego, se acordó que la cuota social para el corriente año será de 25 pesos y se puso a consideración de los presentes un detalle de los hechos más trascendentes durante el 2014, lo cual quedó plasmado en la Memoria que se reproduce a continuación:

“La Asociación Museo Municipal de Allen, finalizó un año de mucha actividad. Las visitas guiadas, de alumnos de las escuelas de la ciudad y de la zona de chacras, a quienes se les abrió el Museo en los horarios solicitados, fueron continuas durante todo el año. Durante los  días de actividad normal, se atendió a vecinos de ésta y otras localidades.

Para los festejos del aniversario de Allen se realizaron varios trabajos: limpieza y desmalezamiento del andén y del parque histórico, arreglo de alambrados y cercos, reposición de lámparas y cables para mejorar la iluminación de la parte exterior del Museo, Cambio de un calorama, arreglo del piso del aula taller y del  baño.

Las exposiciones: del taller de fotos de Gisela Centurión, 100 años de la moda en Allen, Cincuentenario de la Escuela 222, y el Pesebre Gigante, fueron muy visitadas.

Se recibieron donaciones importantes, como la colección de retratos realizados por la fotógrafa  Alicia Corte, el primer premio del concurso de vidrieras donado por el comercio “ No hay Romeo sin Julieta”  ($3000), un aporte del Municipio con motivo de los festejos del aniversario ($3000).

En la noche del 21 de setiembre manos anónimas quemaron la casilla que se encontraba ubicada en el parque histórico y que perteneció a  la Colonia ferroviaria. A partir de ese momento iniciamos una campaña para obtener los fondos que necesitaríamos para ese proyecto. Comenzamos con la venta de un bono contribución para la compra del material que se usaría en  la recuperación de la casilla incendiada. Muchos vecinos colaboraron y pudimos así mostrar la casilla recuperada cuando inauguramos el Pesebre Gigante el 28 de noviembre.    

Otros vecinos, los señores Miguel Martínez y Luis Iriarte, nos regalaron un mástil,  que el 29 de setiembre inauguramos, al frente del Museo, izando nuestra bandera, que flamea desde entonces en ese lugar.

Un problema que no hemos podido solucionar definitivamente es la iluminación de la parte exterior del Museo, siempre sufrimos rotura de luminarias, corte de cableado y destrozos de vidrios y alambrados.  Un nuevo proyecto podría ser la búsqueda de una solución definitiva para este problema”.

Bookmark and Share